Funcionarios Públicos a Honorarios

Primacía del Código del Trabajo

Los órganos de la administración del Estado y las Municipalidades podrán contratar sobre la base de honorarios a trabajadores, cuando deban realizarse labores accidentales, o bien para cometidos específicos y que no sean las habituales de la institución. Estos trabajadores se regirán principalmente por las normas del contrato y no por el Código del Trabajo (artículos 10 de la ley 18.834, Estatuto Administrativo, y 4°de la ley 18.883, Estatuto de los Funcionarios Municipales).

Sin embargo, la Corte Suprema ha señalado invariablemente que, si el trabajador a honorarios, en la práctica, presta un determinado servicio que no tiene la característica específica y particular que señalan dichas normas, o que tampoco se desarrolla en las condiciones de temporalidad que las mismas indican, sino que más bien se trata de labores que satisfacen las exigencias que la ley reclama del órgano público, corresponde aplicar el Código del Trabajo.

En consecuencia, cuando la institución contrata a honorarios, por sobre los límites impuestos por la ley (temporalidad, accidentalidad, especificidad), y el contrato termina por decisión del órgano público, tiene derecho a las indemnizaciones por años de servicio, preaviso, recargo legal del 80% a las mismas, y a las cotizaciones previsionales. Además, puede pedir la nulidad del despido, vale decir, que se le pague las remuneraciones desde la fecha del término del contrato hasta el pago efectivo de todas las cotizaciones atrasadas (convalidación del despido).